Huawei P9, análisis: ¿dos ojos ven más que uno?

650_1200

El año pasado fue fantástico para Huawei, y no parece que este 2016 vaya a ser diferente. Teléfonos como la familia P tienen gran parte de culpa en su crecimiento, ya que apostaron por crecer en niveles más cercanos a la gama alta con soluciones que ofrecían mucho por menos que otros competidores. Gran parte de culpa de su cartel en este nivel se la podemos echar al estupendo Nexus 6P.

Con el Huawei P9/ P9 Plus llegamos a la cuarta generación de una familia que quiere jugar con los más grandes, acercándose un poco más cada año, y doy fé que en esta iteración el salto es importante, principalmente en presencia y cámara. Otra cosa es ganar reputación, ya que en teléfonos tan caros hay que sudar sangre trimestre a trimestre para que la gente cambie de idea. Por publicidad no va a ser, ahí Huawei está echando el resto.

Al tercer fabricante de teléfonos le falta un paso para molestar a la gama más alta del mercado, pero ese escalón cada vez es más pequeño

Antes de entrar a analizar apartado por apartado, tenemos que recordar que la cámara es un factor de compra con demasiado peso, especialmente en el precio en el que se mueven estos teléfonos. Los fabricantes lo saben y el P9 no podía nacer muerto sin una mejora significativa. La solución ha pasado por aliarse a Leica y apostar por se los primeros en colocar en el mercado un sistema de doble cámara diferente, en él uno de los sensores registra la información sin color.

Huawei P9, características técnicas

 

Dimensiones físicas      145 x 70.9 x 6,95 mm

Pantalla                         IPS 5,2 pulgadas

Resolución                    1.920 x 1.080 (423 ppp)

Procesador                   HiSilicon Kirin 955, 4 Cortex-A53 a 1,8 GHz y 4 Cortex-A72 a 2,5 GHz

RAM                             3 / 4 GB

Memoria                      32 / 64 GB (ampliables a otros 128 GB vía microSD)

Versión software       Android 6.0 con EMUI 4.1

Conectividad              LTE Cat 6, NFC, Bluetooth 4.1, Wi‑Fi 802.11ac

Cámaras                     2 x 12 Mpíxeles (RGB + monocromo) sin estabilización f/2.2 Leica, frontal 8 MP f/2.0

Otros                          Sensor de huellas dactilares, conector USB-C

Batería                       3.000 mAh

Diseño: más bonito, mejor hecho

Para ser un teléfono tan enfocado a demostrar que su cámara es especial, no tiene nada en su diseño que lo acompañe en esta teoría: ni la posición de la cámara, ni una empuñadura – aunque sea como accesorio -, ni siquiera un botón especial para realizar las tomas. La empresa china ha querido que todo quede como un “Huawei normal” y corriente.

1366_200000

Otro ejemplo de que en calidad, elegancia y diseño, Huawei está al nivel de lo mejor del mercado. Buenos materiales y terminación, gusto por el detalle

Bueno, normal y corriente no quiere decir que sea malo, aquí hay una tecnología de fabricación muy alta, también una elección de materiales estupenda – es aluminio -. Huawei sabe hacer teléfonos atractivos, elegantes, y con el paso del tiempo se está ganando una personalidad con su lenguaje de diseño. Es difícil conseguir esto en la gama alta, pero ya están ahí. Que te guste más o menos que otros es otra historia.

El teléfono intenta por todos los medios caer cómodo en la mano, a pesar de su contundencia metálica. ¿Cómo? Pues redondeando cada parte posible, desde el cristal frontal, hasta los laterales, pasando por un sutil biselado en cada esquina. Está muy bien hecho y en este tamaño todavía se puede usar fácil con una mano.

La zona de la cámara sí podemos considerar que cuenta con un diseño especial, colocada en la parte superior trasera del teléfono, y completamente protegida por un cristal de tipo Gorilla Glass 3. Sí, partiendo desde las dos lentes hasta la zona derecha donde Leica confirma su certificación, están defendidos por ese tipo de superficie, y la verdad es que queda bastante atractivo.

 1366_2000000
Con respecto a la competencia es bastante potente en delgadez y ligereza: 144 gramos. En solo 7 milímetros de grosor han metido 3.000 mAh de batería

En la trasera hay un sensor de huellas, lugar que me parece más incómodo que en el frontal, pero esto ya es cuestión de gustos. Sí nos gusta la limpieza del conjunto al respecto de las antenas -, no atraviesan de una forma muy antiestética el terminal, están bien integradas.

Algunos detalles menos importantes pero que me gustaría comentar: el punteado que tiene el botón de encendido, reconocible sin mirar, o lo atractivo que es el patrón de líneas en la zona frontal y de la cámara. No nos olvidamos de la presencia de un conector USB-C abajo, donde también tenemos el altavoz mono y el conector para auriculares.

Siendo muy exigentes con el diseño, y sin querer entrar en una disputa de gustos, a mi el único teléfono que me parece diferente es el curvado Galaxy S7, está un paso por delante, y es el único escalón que veo que le falta a Huawei por cruzar para ser sobresaliente. Pero como siempre, para gustos, colores. Siguiendo con cosas que no lo hacen perfecto, decir que el aluminio de la trasera se raya si no tenemos el suficiente cuidado.

1366_200000000

El Huawei P9 es una gran evolución con respecto a P8, en todos los sentidos, pero donde más ha ganado es en presencia

¿En qué colores lo puedes conseguir? Pues nosotros tenemos un Mystic Silver que mezcla el aluminio con el blanco, y es el que más me gusta. También hay el tan de moda Rose Gold, un Titanium Grey y el que le gusta a los asiáticos, el Prestige Gold. Aunque nose habla sobre su comercialización, hay una variante cerámica del teléfono.

Una pantalla notable y conservadora

La pantalla del Huawei P9 es de 5,2 pulgadas, entra dentro de lo que la mayoría está buscando, mucho mejor que la mastodóntica unidad que encontramos en el Mate 8. Como en este, el diseño está muy conseguido para que casi toda su superficie ocupe el frontal del teléfono, y aunque los marcos son mínimos, hay una línea negra ahí que intenta engañarnos un poco.

Desde el punto de vista tecnológico, es notable, por tecnología y resolución. No creo que Huawei vaya a tardar mucho en pasar a mejores paneles, o al menos, más modernos, pero por ahora sigue plantada en esto, que le va bien para producir barato y conseguir muy buenos rendimientos en sus teléfonos.

Frontal
La protección Gorilla Glass se extiende en todo el frontal del teléfono, también en la cámara. Nos gusta el efecto curvado que le da el diseño 2.5D en los laterales de la pantalla

Con tecnología “antigua” me refiero a resolución Full HD, que en 5,2 pulgadas es bastante pasable, a lo mejor no tanto en la versión Plus del teléfono. De cara al rendimiento de los nuevos Kirin, esta resolución está demostrado que les viene de perlas, así fue con el Mate 8, y así se repite en el P9.

Con respecto a los parámetros habituales a valorar, pues nos encontramos con un nivel de brillo en la media, nada destacable, y titubeante cuando hay mucha luz solar donde nos encontremos. Pasando al contraste, el nivel es sobresaliente en un panel de tipo IPS (ellos lo llaman Neo). Terminando con la temperatura de color, decir que está configurado para ser muy llamativo – saturado -, pero algo artificial con respecto a los tonos reales.

Comentar que el modelo Plus, de 5,5 pulgadas, cuenta con la misma resolución, pero se han agenciado un panel Super AMOLED que posiblemente sea mejor en muchos apartados. También se estrena en él un sistema llamado Press Touch, que es como el 3D Touch de Apple. Desgraciadamente no he tenido ocasión de probarlo, para ayudaros a entender si merece la pena optar por esa versión.

Dos cámaras con el consentimiento de Leica

Camara

Sobre la tecnología utilizada en la cámara ya os hemos hablado largo y tendido, ahora que lo tenemos entre manos es mucho más fácil entender ciertas cosas, y esperamos poder explicarlas mejor. En primer lugar, tener dos cámaras en este teléfono no es lo mismo que hemos visto en configuraciones anteriores, aquí se juega con fusionar lo que es captar un sensor “normal” y otro monocromo.

La teoría dice que el sensor monocromo no tiene un filtro bayer para registrar el color, lo que lo hace recibir más luz – tres veces más – e información que su compañero de fatigas. Esto implica que en la unión de las fotos debe haber más detalle, menos ruido, y un mejor funcionamiento en situaciones de poca luz.

Tener dos cámaras también permite al sistema conocer mejor la distancia hasta los objetos, lo que ayuda con el enfoque automático y otras trucos – bokeh extremo – que veremos más adelante. Huawei suma a este sistema de enfoque la asistencia mediante láser. Dejando a un lado la posibilidad de fusionar imágenes, el sensor monocromo puede dar mucho juego por su cuenta.

El rendimiento es mejor que lo que ya ofrecía Huawei, así que ‘certificaciones Leica’ al margen, la misión está cumplida

Las dos cámaras cuentan con sensores de 12 megapíxeles – no son Sony, las hace Sunny Optical -, ambas con unas lentes con apertura máxima f/2,2, que no es un récord en el mercado, pero cuenta con armas para mitigar diferencias. Donde sí está un paso por detrás es en la estabilización óptica, ya que no dispone de ella.

Es curioso, al margen de la configuración doble, casi todos los fabricantes importantes han decidido que el tamaño ideal para estos pequeños sensores está en torno a esa cantidad de megapíxeles, buscando que los fotodiodos sean más grandes y registren mejor la información.

En el caso del Huawei P9 tienen un tamaño de 1,25 micrones, que es parecido al de un iPhone 6s, significativamente más pequeños que los de un Galaxy S7, para mi el mejor del mercado. Siguiendo con datos importantes, tenemos que las lentes son de 27 milímetros.

El doble sensor aporta calidad

Fotossss

El Huawei P9 hace unas fotos muy buenas, en la mayoría de circunstancias, aunque tiende a subexponer. Hay algunos modos que funcionan realmente bien como el modo nocturno, el monocromo, o las panorámicas, y otros en los que se queda atrás, como cuando hablamos de grabar vídeo, o el HDR.

En la pantalla del móvil se ve realmente bien, como viene siendo norma, pero cuando pasamos las imágenes al ordenador, especialmente cuando lo hacemos en modo DNG, vemos que hay buen material para trabajar. Color bastante realista, buen balance de blancos, y mucho detalle, incluso diría que demasiado contrastado por ello, posiblemente por el hecho de fusionar la info de los dos sensores.

El funcionamiento con poca luz no es fantástico como se puede ver en los últimos móviles de Samsung, LG o Apple. En líneas generales – velocidad, calidad, vídeo – podríamos decir que están un punto por detrás de lo mejor del mercado, una evaluación que puede parecer dura teniendo en cuenta los ingredientes estrenados, pero la realidad es que partían de un punto bastante lejano con el Mate 8 y otros gamas altas de la casa.

Teniendo muy presente a la competencia, podemos decir que tampoco es el teléfono de gama alta más rápido, ni a la hora de enfocar, ni al registrar la foto. No contar con estabilizador en la óptica dificulta tomar con nitidez algunos objetos, especialmente si las condiciones de luz no son buenas.

Monocromo

Esto es cosa de Leica, o al menos le pega bastante. Como ya os hemos explicado, no se trata de desaturar las imágenes, no es un filtro típico: aquí el sensor recoge la información en una gama de grisis, en monocromo. El detalle que captura es realmente destacable, también el rango dinámico en su particular escala.

2
Nos ha gustado el sensor monocromo y la interfaz, aquí hay nivel para un teléfono de gama alta, otra cosa es que haya teléfonos un paso por encima

Si os gusta este tipo de fotografía, lo podéis pasar bien con sus 12 megapíxeles. Pero entendemos que no es el modo de uso más atractivo para la mayoría, así que no es un factor para vender teléfonos o pesar demasiado en la nota final. También es un modo interesante de usar cuando hay poca luz.

Cámara frontal

La cámara frontal del P9 es de 8 megapíxeles, con una óptica gran angular con apertura máxima f/2,4. El resultado de las tomas es bastante satisfactorio, en colores y definición.

No falta el modo ‘Perfect Selfie’ que nos “embellece”, tan apreciado en los mercados asiáticos, y en esta ocasión también es transportable al vídeo. También hay un modo flash que se realiza con la luz de la pantalla.

Panorámicas

Como ocurrió con el Mate 8, las panorámicas son uno de los modos mejor resueltos en el P9, y con pocos rivales en el mercado. Salen fáciles y raramente aparecen zonas extrañas con las uniones, también es bastante efectivo con las zonas en las que se cambia la exposición.

Los archivos resultantes se van por encima de los 22 megapíxeles si la toma es en vertical, y nos vamos a 30 megapíxeles en los barridos horizontales de 180 grados. Cuelgo algunos ejemplos en tamaño reducido, si alguien tiene interés en ver originales, solo tiene que comentármelo.

4


Modo nocturno

Otro de los modos aprovechables del teléfono, eso sí con trípode o alguna forma de sustentar el teléfono sin que se mueva absolutamente nada. Entonces hace excelentes imágenes, que pueden necesitar de hasta 30 segundos, que es el tiempo máximo programable.

Hay una opción “auto” que determina sola el tiempo necesario para una buena toma, aunque nosotros podemos pausarla cuando consideremos que ya está correcto lo que vemos en pantalla. Sí, vemos en directo cómo la foto va cambiando y es realmente útil.

Las fotos que resultan de este modo son de 8 megapíxeles, y para mi de las mejores implementaciones que hay de larga exposición en el mercado móvil. Un par de ejemplos que parecen fotos bastante normales, pero están realizadas en un ambiente con bastante más oscuridad de la que parece:

Nocturno

Bokeh al gusto

Dejamos para el final el modo en el que se juega con la apertura y se consiguen efectos bokeh bastante llamativos. Hay mucho software aquí para sacar lo posible de las dos cámaras, y funciona bien en algunos casos, en otros parece demasiado artificial.

Una vez tomada la imagen podemos cambiar el punto de enfoque, también la apertura que nos interese. Se nos dibujará en pantalla el resultado simulado, que podemos guardar como una imagen final. En el tamaño máximo podemos poner un f/0,95 un tanto exagerado, heredado del objetivo Leica Noctilux.

Diferente F

Sin 4K en el vídeo

La calidad del vídeo está en la media, especialmente con buena luz, y siempre que hablemos de 1080p a 60 imágenes por segundo (34Mbps). Podemos bajar a 720p incrementando la velocidad a 120 imágenes por segundo.

No nos gusta la falta de estabilización en la óptica, un enfoque más rápido, o la falta de grabación 4K

No hay tanto detalle como tenemos en foto, el rango dinámico es justo, y el enfoque automático continuo es un poco torpe. Podemos hablar bien del contraste y la estabilización de la imagen, a pesar de hacerse de forma digital.

No me fascina la personalización, pero hay que reconocer que funciona bien y está construida sobre Android 6.0 Marshmallow

Desde el punto de vista de la personalización, lo típico en las marcas chinas, un gestor de temas y muchas cosas que cambiar, también muchas aplicaciones propias, que sinceramente, me sobran la mayoría. Hay un modo “Simple” que nos dibuja una interfaz muy sencilla, útil para usar en el coche.

Aquí no es tan útil como en los Mate, pero con un gesto de izquierda a derecha consigue que la interfaz decrezca para usarse con una sola mano. Si no os gusta demasiado que el teléfono esté constantemente cambiando las imágenes de bloqueo, podemos quitar el llamado modo ‘Magazine’.

El sensor de huellas tiene más utilidad que reconocernos el dedo, puede servir en muchas ocasiones como un método de control más. Por ejemplo, desplazamos el dedo hacia abajo y aparece la barra de notificaciones y configuraciones. También puede puede ser configurado para entrar en ciertas aplicaciones y zonas. Comentar que esa pantalla de notificaciones/accesos directos es la misma, se cambia de una a otra con un gesto horizontal.

Es curioso el funcionamiento del gestor de tareas abiertas, podemos marcar con un candado – gesto hacia abajo – aquellas que no queremos que desaparezcan cuando hacemos un limpiado completo de la memoria. Un gesto que se convierte en útil es el que abre las búsquedas universales en el aparato: gesto hacia abajo en medio del escritorio.

La opinión de Xataka

No es el mejor teléfono si lo evaluamos por su cámara, especialmente en el campo “vídeo”, pero cumple con creces y aporta cosas diferentes como el sensor monocromático. El hardware en general es mejor de lo que marcan sus especificaciones, tanto el chipset como la pantalla, o el exterior del teléfono, que cuenta con un diseño mejor y más cuidado que anteriores P.

El futuro de las cámaras móviles muy posiblemente pase por este tipo de configuraciones de doble cámara, y aquí está Huawei para avanzar el camino antes que otros. Espero que Huawei y Leica se prodiguen en actualizaciones que mejoren este singular sistema.

Final
Este es el Huawei más bonito que he tenido ocasión de probar, y en todos los niveles es mejor que el P8. Un salto generacional bastante más grande de lo habitual en otras marcas

Hay cosas que siguen sin gustarme en Huawei, como la personalización que hacen de Android. Vale, no lastra el funcionamiento, pero he visto muchos diseños mejores y me sobran demasiadas cosas. Tampoco podemos ponerle una medalla por su autonomía, bastante normalita, y la verdad es que uno espera siempre mucho de Huawei, tras ese portento llamado Mate 8.

El principal problema para estar codeándose con la gama alta es el precio, si quieres ser más interesante que Samsung o Apple, tienes que vender más barato, sino la gente duda bastante en hacer el cambio. La realidad es que Huawei empieza con un precio alto – desde 599 euros -, pero ya lo iremos viendo bajar y aparecer en combinaciones potentes con operadoras.

La mayoría de gallitos del mercado cuestan 150 euros más, y por ese precio hay un Huawei P9 Plus que añade cosas muy interesantes como una pantalla AMOLED de 5,5 pulgadas, con soporte ‘3D Touch’, dobla la memoria y tiene una batería considerablemente más grande. Creo que Huawei tiene un caballo ganador, al que podrían molestar teléfonos como el Mi 5, desgraciadamente no se vende de forma oficial en España.

Leave a Reply





Copyright 2015 Universal Honduras. All Rights Reserved.