¡Aparta de ti!

“Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad” Eclesiastés 11:10

¿Quiénes de ustedes conocen a alguien que siempre está enojado?? ¿Que a todo responde gritando y con grosería?? O ¿Que nunca tiene paciencia con nadie???

Infelizmente eso pasa mucho con los preadolescentes, pero ¿´Por qué será?

¡Este versículo que leímos habla todo! el problema está en su interior o sea en su corazón;
Todos los días el diablo intenta dominar nuestro corazón, usando las armas del sentimiento, sea con dudas, con el miedo, con malos ejemplos, con influencias de los medios: tele, músicas, Facebook, videojuegos, etc.., y si usted permite que estas cosas llenen sus pensamientos y su vida, usted va empezar a colocar todo para fuera, así como aquel versículo de Mateo 12:34 que dice:
“Porque de la abundancia del corazón habla la boca”
 
Lo que hablamos revela la condición que si encuentra nuestro corazón. Por eso es imposible alguien desobediente, rebelde, que habla malas palabras decir que es de Dios!
Dios nos deja claro en Su Palabra como debemos actuar cuando somos tentados a pecar, cuando hablo con Caín:

“Entonces el SEÑOR dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante?
Si haces bien, ¿no serás aceptado? Y si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo.”

Conclusión: 

Debemos nos vigilar, para saber de que estamos llenando nuestro corazón, si a usted le gusta hablar mal de otras personas, juzgar, mentir, sepa que su corazón no está bien…, seguramente está cargado de cosas que no agradan a Dios, y solamente usted puede cambiar esta situación, domine sus sentimientos! Su cabeza sabe lo que correcto hacer, llénese de las cosas de Dios, y sea fuerte, pues La alegría del Señor es ver nuestra fuerza en agradarlo.

Leave a Reply





Copyright 2015 Universal Honduras. All Rights Reserved.