100 millones parar tentar a Messi

n_f_c_barcelona_lionel_messi-3907215

La octava renovación de Leo Messi todavía no ha comenzado. Ni se negocia, ni se ha puesto encima de la mesa una propuesta. A lo sumo, se ha producido alguna conversación informal. Nada serio… aún, dicen. Pero nadie, ni el Barcelona ni el astro, duda de que debe afrontarse su enésima adecuación contractual. Así se denomina en los intestinos del Camp Nou a las ampliaciones desde la última del argentino, firmada hace más dos años, y que le liga al club hasta el 30 de junio de 2018. El icono azulgrana siempre ha declarado que desea acabar su carrera profesional vestido con la misma camiseta que lleva puesta desde hace 16 años. Nunca ha dicho lo contrario, aunque a su alrededor se arremolinarán tentaciones. Millonarias, por cierto.

Cada día que no estampa su firma en un documento con membrete del Barça, el interés de otros clubes se incrementa. Pocos son los hogares que pueden abrirle la puerta, por caché futbolístico y salarial, como mucho tres en todo el planeta. Y no todos tienen el atractivo del Barça por las condiciones deportivas, económicas y familiares que le aporta. Sin embargo, los susurros románticos se han producido siempre y continuarán llegando a sus oídos. El último se traduce en el ofrecimiento a los interlocutores de Messi de 100 millones de euros de prima de fichaje en caso de que no renueve. ¿Por qué? De este modo, no se abonaría la cláusula de rescisión, que en su caso asciende a 250 millones de euros, más intereses, y le compensaría con esa fabulosa cantidad, a la que se uniría más adelante su suculento contrato.

¿Encajaría Messi en otro vestuario? Por jugar, puede hacerlo en cualquier lado. Alguien con su talento dignifica cualquier césped. Ahora bien, podría ser como las figuras de murano: algunas lucen de categoría en los rincones más visibles de los hogares y otras no. Además, cabe recordar que ahora mismo su sueldo rondaría los 26 millones de euros anuales. Cuando se dice que es el futbolista mejor pagado del planeta, no es por malgastar palabras.

Con todo, el dinero no parece preocupar a Messi, más centrado en notar el aprecio del Barça, sentirse importante, estar arropado por una plantilla de calidad y poder aspirar a todos los títulos. Sí, el vil metal es necesario, cómo no. Pero no básico en este caso. Es más, cuentan que no existe malestar por la renovación de Neymar, que alcanzaría los 25 millones de euros tras la última adecuación de ese contrato que tantos problemas ha generado desde su firma.

Según fuentes fiables del mercado, una de las entidades que estaría al acecho es el Manchester City. Allí está Pep Guardiola, el entrenador que varió sus rutinas deportivas, personales y nutricionales hasta convertirlo en un dios del balompié. No obstante, el técnico mancuniano negó este supuesto de forma airada en su regreso al Camp Nou hace unas semanas tras negar contacto alguno con él y otros barcelonistas: «Tendría derecho a llamar porque el Barça también lo hace, pero no lo he hecho. Deseo que Messi acabe su carrera aquí, pero igual un día quiere cambiar. Ojalá eso no ocurra, pero si es así habrá una lista de cuatro o seis personas o clubes que le querrán fichar. Lo va a decidir él».

En el Barcelona existe la confianza de que Messi firmará. Más le vale a Josep Maria Bartomeu puesto que, por mucho que mantenga a Neymar, Luis Suárez, Sergio Busquets, Andrés Iniesta o Gerard Piqué, y haya logrado una solidez económica gracias al nuevo patrocinador, no puede cometer la torpeza de ser el presidente que dejó escapar a la mayor creación del Camp Nou. «Estamos todos convencidos de que Leo acabará su carrera deportiva en el Barça. Nos ha llevado y nos llevará al éxito deportivo», proclamó durante el acuerdo con Rakuten.

Es más, ahora mismo, Messi desea seguir. ¿Qué puede torcer esta declaración de intenciones? Dos son las excepciones que podrían romper esta idílica relación: el recurso presentado en el Tribunal Supremo por la condena por fraude fiscal, pendiente de su resolución, y que una vez conozca la oferta, contemple que no lo valoran como debe. El club llegó al extremo de iniciar una campaña de apoyo en las redes sociales bajo el lema “Todos somos Leo Messi” cuando se supo la sentencia. Y mima y admira a su icono con tal de hacer realidad su deseo y evitar las cantinelas para que se mude de estadio.

Leave a Reply





Copyright 2015 Universal Honduras. All Rights Reserved.